Ahorra Dinero al Comprar un Seguro de Vida

0
757

Como ahorrar dinero al comprar un seguro de vida

 

Podemos encontrar diversas formas de ahorro cuando compramos un seguro de vida, pero no siempre significa una disminución en el pago de la prima de manera inmediata.

 

Uno de los principales aspectos, de carácter primordial debe ser el buscar una póliza que cumpla con nuestras necesidades. Si llegamos a adquirir beneficios innecesarios simplemente por conseguir una prima baja es simplemente un desperdicio y no un verdadero ahorro.

 

Cuando hayas esclarecido y decidido cual será el tipo de seguro de vida que comprarás, deberás considerar también lo siguiente:

 

a) Asegúrate de que tu enfoque se mantiene en compañías que demuestran solidez financiera.

b) Existe una gran variedad de casas aseguradoras. Mantén tu búsqueda dentro de aquellas que ostentan buena reputación y han recibido altas calificaciones de parte de las Autoridades.

c) Si existe la combinación de una prima baja y una compañía que no es estable, definitivamente no representará una buena compra.

d) Un porcentaje pequeño de personas exhiben pobres condiciones de salud o historial clínico que los descalificarán incluso de una tarifa de tipo estándar. En estos casos es muy probable que reciban un ofrecimiento de seguro llamado “Riesgo por Deficiencia” o tarifas “No Estándares”.

 

Con respecto a tu salud

 

Entérate respecto a la clasificación en la que serás incluido y de ser necesario considera realizar algunos cambios en tu estilo de vida; evita fumar, procura mantener un peso saludable y practica ejercicio de manera regular. Estos pequeños cambios pueden representar que califiques dentro de un estándar de tarifas más favorable.

 

Una vez que estés claro del tipo de seguro que cubre tus necesidades y consideres que ha llegado el momento de adquirirlo, puedes investigar entre las diversas compañías; te sorprenderá encontrar diferencias, incluso por varios miles de pesos en la anualidad de las primas, incluso entre compañías de un nivel financiero similar, y tratándose de la misma póliza.

 

Considera el índice de costo neto

 

Podría presentarse la situación de comparar dos pólizas, por ejemplo, Póliza 1 que empieza con primas más bajas y Póliza 2 que empieza con primas altas. Pero de forma progresiva las primas de la Póliza 1 aumentan y llegan a ser más altas que las de la Póliza 2.

 

En otro ejemplo, comparar una póliza que tiene primas bajas y valor acumulado bajo contra otra con primas alta y valor acumulado alto.

 

Procura considerar los descuentos en las primas con respecto a los montos particulares del seguro.

 

Encontrarás que en su mayoría las casas aseguradoras ofrecen tarifas de descuento en montos específicos de seguro. Dando un ejemplo, podrías pagar una prima inferior por una cantidad asegurada de $4’500.000.00 que por una de $2’500,000.00 o de $5’000.000.00, porque las aseguradoras suelen ofrecer descuentos en algunas pólizas intermedias, lo cual podría colocar el monto de seguro dentro de los más elevados con respecto al pago.

 

Otro aspecto a cuidar es el de las Primas Fraccionadas. De manera usual puedes pagar la prima de tu seguro de vida anualmente, aunque también lo puedes hacer cada seis meses, cada trimestre o de forma mensual. Aunque pudiera parecer más cómodo realizar pagos pequeños de una cantidad mayor, investiga si la empresa de tu elección es del tipo que impone cargos por financiamiento cuando la prima se paga en varias partes. Estos cargos extras pueden ser bajos o elevados, correspondiendo con las políticas de la casa aseguradora. Si te encuentras en la situación de toparte con una aseguradora que cobra altas comisiones por pagos fraccionados pero también es quien te ofrece la mejor opción de seguro, entonces podrías optar por un mínimo de pagos al año para evitarte los gastos de financiamiento.

 

En caso de comprar una póliza a término, elige aquella aseguradora que te ofrece garantías de renovación. Una garantía renovable, te brinda el derecho de comenzar un nuevo término después de que el anterior haya concluido. Obviamente te verás en la necesidad de pagar una prima mayor basada en tu edad actual, pero tienes la ventaja de evitarte pasar por un nuevo examen médico o presentar algún otro tipo de evidencia a la calidad de tu salud. Sin esta garantía te verás en la necesidad de buscar un nuevo seguro una vez que el anterior ha llegado a su fecha de conclusión y si tu salud ha sufrido algún deterioro, también representará un pago mayor y en algunos casos la negativa de venta de un nuevo seguro.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here